Redacción Economía.

En marzo de este año la entidad abrió un proceso de responsabilidad fiscal por US$6.080 millones por el daño patrimonial que se pudo haber causado.

La Contraloría General de la República, fue aceptada este miércoles comovíctima en relación al detrimento patrimonial causado por la refinería de Cartagena.  Durante la audiencia de imputación de cargos que se adelanta en el Juzgado 16 Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías de Bogotá, por el caso Reficar, el juez determinó que el ente de control sí fue una víctima de desfalco.

El 13 de marzo de este año, La Contraloría General anunció la apertura de un proceso de responsabilidad fiscal abrió un proceso de responsabilidad fiscal por US$6.080 millones, a raíz del daño patrimonial que se pudo dar en la modernización de la Refinería.

En su oportunidad, la Contraloría dio traslado de los informes de auditoría realizados a Reficar para lo de su competencia.

Noticia en desarrollo.